Ayudando a madurar a nuestros hijos

Ayudando a madurar a nuestros hijos

Actualmente muchas de las estrategias que los padres han implementado han dado como resultado una:

  • Generación infantilizada, que se niega a la responsabilidad y por ende a crecer.
  • Existe en ellos una ausencia o déficit en su capacidad madurativa, acorde a la edad.
  • Nos encontramos en muchas ocasiones, con «eternos adolescentes» que viven en «burbujas» bajo la sobreprotección de los padres.
  • No se otorgan a los hijos las responsabilidades en función de su capacidad y edad.
  • Se les evita a cualquier precio que vivan frustración y rechazo.

“LA EDUCACIÓN DE UN NIÑO EMPIEZA VEINTE AÑOS ATRÁS, CON LA EDUCACIÓN A SUS PADRES (Napoleón)”

 

Reflexionemos sobre las decisiones que como adultos formadores hemos tomado, y cuestionemos hasta qué punto, han determinado nuestra vida. Nuestras decisiones, están impregnadas de valores que nos rigen al momento de tomarlas. Por lo tanto en la educación, no se improvisa; se requiere para ello de esfuerzo y dedicación constante.

 

En el proceso de educar y disciplinar a los hijos los padres necesitamos dar raíces y alas a nuestros hijos: Raíces para la identidad e integridad moral y Alas para construir su propia vida.Entendamos este proceso, educar es un camino de dos vías, es un viaje de la madurez a la autonomía, asumiendo que:

 

  • Madurez: es la aceptación de uno mismo y las circunstancias de vida. La tarea paterna es proveer de los medios para que se valgan por sí mismos y superen sus dificultades.
  • Autonomía: es el logro de la independencia mental (coincide con la mayoría de edad) siendo entonces los hijos aconsejados, ayudados, dirigidos y sustentados por los padres, obteniendo para sí un criterio propio, que permita controlar las circunstancias externas, sin que ellas los controlen, aportando entonces a la construcción de la personalidad.

 

Es importante recordar que en la familia se aprende:

 

  • A cómo sentir de nosotros mismos, nos abona a la autoestima, permite el autoconocimiento y favorecen el autoconcepto que determina una idea de quién soy y quien cree el mundo que soy.
  • Cómo reaccionar ante nuestros sentimientos, que da pautas para la socialización.
  • Qué hacer con lo que sentimos, promoviendo el autocontrol.
  • Cuánto, cómo, dónde y a quién expresar lo que sentimos, elementos de la madurez socio afectiva y la integración.
  • Cuál es el punto de referencia del sentido de vida, base de los valores y principios.
  • Cómo se resuelven y enfrentan los problemas, la auto-motivación y el blindaje emocional

Creando con ello un SISTEMA FAMILIAR y un esquema de valores en cada hijo.

 

Descarga este artículo completo en un PDF que hemos preparado para ti:

Descarga PDF

Quizá te interese:

Amigos para Siempre

“Entre más maduro soy, es más fácil convivir conmigo”. Es en casa donde el hijo a través de la convivencia con los otros miembros de la familia, empieza a ensayar roles sociales, siendo la escuela el principal exponente para la socialización.

Activación del pensamiento, para el aprendizaje

En el proceso de aprender día a día vivimos actualizaciones que hacen más efectivo el aprendizaje en niños, niñas y adolescentes e incluso en los proceso de capacitación para los adultos.

¿Cómo hablar de sexualidad con tus hijos?

¿Cómo hablar de sexualidad? ¿Qué tanto decir y hasta dónde decir? Bien, contestemos a dichas inquietudes, primero debemos asumir que al hablar de sexualidad lo haremos a través de nuestros principios y valores adquiridos

Todos los artículos

Conoce más de Integra-t

Profesionales comprometidos resolviendo las
necesidades individuales, familiares
sociales y escolares.
Salas de conversación, áreas de sesiones,
talleres, terapia familiar e individual.

Llama hoy

Habla con un profesional, agenda una cita de valoración y permítenos ayudarte.

(33) 3817-8363