Actividades prácticas para el enfoque de atención y concentración

Actividades prácticas para el enfoque de atención y concentración

¿Qué es la atención? Es la habilidad de focalizarse en determinados estímulos y al mismo tiempo; excluir otros. Dicho fenómeno se encuentra en todas las actividades del ser humano, por tanto, el organismo desarrolla estrategias para identificar la información del entorno y distribuirla adecuadamente, a fin de realizar de forma óptima tareas específicas.

Existen cuatro tipos:

 

  • Exploración visual: Permite identificar entre un conjunto de estímulos aquellos que son requeridos específicamente.
  • Selectiva: Habilidad de responder a aspectos esenciales de una actividad y pasar por alto detalles irrelevantes.
  • Sostenida: Consiste en mantener conciencia de los requerimientos de una tarea y ocuparse de ésta por un periodo prolongado.
  • Dividida: Capacidad de atender y ejecutar una secuencia de instrucciones a la vez.

¿Qué es la concentración? Habilidad para mantener la atención en una tarea por periodos prolongados.

 

Para promover los procesos anteriores, se deben considerar los siguientes principios:

 

  • Motivación e interés: Son condiciones fundamentales en el aprendizaje, considerados como “el conjunto de fuerzas que inicia, sostiene y dirige la conducta hacia una meta”. Una motivación adecuada despierta el interés para aprender, hace que el alumno participe en el aprendizaje de manera activa y éste se vuelva efectivo y permanente.
  • Actitud: Es el estado de preparación que permite un ajuste favorable a la actividad. Cuando el aprendiz está en actitud de aprender, se dice que tiene motivos para hacerlo.
  • Retroalimentación: Para promover una actitud favorable, es necesario estimular los motivos ya presentes en el alumno y reforzar el logro de metas con verbalizaciones de aprobación: “Bien”, “excelente”, “tú puedes”, “te aprecio”, “buen trabajo”, etc. Ello abona a la confianza propia, respeto y cooperación, evitando actitudes negativas como el miedo, la inseguridad, el fracaso o las rivalidades.
  • Organización: Procurar mantener un ambiente estructurado, con rutinas estables, motivadoras y predecibles. Con el objetivo de que el alumno sepa lo que tiene que hacer en cada momento y se sienta seguro en el aula.
  • Ambiente favorecedor: Considerar cuidadosamente la iluminación, el mobiliario, el ordenamiento de las sillas, la ventilación, el despliegue visual, el color, las áreas para relajación y las medidas para bloquear las distracciones en el trabajo estático.

 

Descarga este artículo completo en un PDF que hemos preparado para ti:

Descarga PDF

 

 

Quizá te interese:

Ayudando a madurar a nuestros hijos

En el proceso de educar y disciplinar a los hijos los padres necesitamos dar raíces y alas a nuestros hijos: Raíces para la identidad e integridad moral y Alas para construir su propia vida.

Activación del pensamiento, para el aprendizaje

En el proceso de aprender día a día vivimos actualizaciones que hacen más efectivo el aprendizaje en niños, niñas y adolescentes e incluso en los proceso de capacitación para los adultos.

Amigos para Siempre

“Entre más maduro soy, es más fácil convivir conmigo”. Es en casa donde el hijo a través de la convivencia con los otros miembros de la familia, empieza a ensayar roles sociales, siendo la escuela el principal exponente para la socialización.

Todos los artículos

Conoce más de Integra-t

Profesionales comprometidos resolviendo las
necesidades individuales, familiares
sociales y escolares.
Salas de conversación, áreas de sesiones,
talleres, terapia familiar e individual.

Llama hoy

Habla con un profesional, agenda una cita de valoración y permítenos ayudarte.

(33) 3817-8363